dijous, 22 de març de 2012

El murciélago tristón

Daria 4tB

Había una vez un murciélago que estaba muy triste. ¿Queréis saber por qué? Pues porque no era muy colorado como los loros. Los demás pájaros se reían de él, decían:
-¡Qué murciélago tan feo!-decía uno de ellos.
-¡Es más que super-mega-extra-ultra-feo!
Un día llegaron a su cueva unos loros de África a los que perseguían siempre unos cazadores. Cuando uno de ellos vio al murciélago, dijo:
-¡Eh! ¡Mirad qué murciélago tan bonito!-dijo impresionada.
-Sí, sólo que le falta un poco de color -dijo el otro
Y dicho esto, se quitaron cada uno una pluma de sus alas y colas peludas. Se acercaron al murciélago y le pegaron con su pico las plumas. De esta forma el murciélago salió contento.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada